Impacto

El incremento en la incidencia de cáncer de mama en mujeres pre-menopáusicas es un gran reto clínico en muchas partes del mundo, incluyendo América Latina. Avances recientes en algunos países han demostrado que el cáncer de mama es tratable en la mayoría de casos. En Europa, Japón y USA, la mortalidad por cáncer de mama ha disminuido en los últimos 10 años debido a una combinación de cribado (“screening”)/detección precoz y mejores tratamientos basados en protocolos que consideran las características específicas del tumor (p.ej.: tratamiento anti-hormonal, modalidades terapéuticas apuntando a HER2 activado o la angiogénesis).


La mejora del conocimiento clínico y patológico del cáncer de mama en América Latina tendrá beneficios clínicos inmediatos, permitiendo a los clínicos seleccionar las mejores opciones terapéuticas para los pacientes de América Latina. Actualmente existe un abanico de opciones terapéuticas para los distintos tipos de tumor de mama, incluyendo los tipos más agresivos. Sin embargo, escoger el mejor protocolo de tratamiento para cada paciente sigue siendo un reto. El estudio PRECAMA ayudará a desarrollar un protocolo para la distribución de los fármacos y tratamientos apropiados por los principales centros de América Latina. El estudio pretende transferir este nuevo conocimiento con la mayor celeridad a la práctica clínica habitual y ofrecer formación para asegurar que el uso de nuevos marcadores sea una práctica estándar en la gestión del cáncer de mama en los principales centros de América Latina.


Un segundo beneficio del estudio será un entendimiento más profundo del contexto clínico y la etapa en que actualmente se detecta y diagnostica el cáncer de mama en Latinoamérica. La identificación de los factores asociados a la decisión de las mujeres de buscar atención médica para las dolencias de mama ayudará a identificar los obstáculos para la obtención de atención médica en etapas tempranas de la enfermedad. Esto, a su vez, permitirá que las autoridades de Salud Pública definan las estrategias de cribado, con el objetivo de lograr el diagnóstico de cáncer de mama en etapas más tempranas y por lo tanto una mayor supervivencia.


Otro beneficio directo del proyecto será el desarrollo de recursos humanos. El personal técnico y científico de los centros y hospitales participantes estará involucrado en el análisis de los tumores y los datos, con la oportunidad de recibir formación y aprender los procedimientos de análisis de biomarcadores.


El principal beneficio a largo plazo de esta investigación será la prevención del cáncer de mama y la detección temprana en los subgrupos altamente susceptibles. Esto será posible a través de la consecución del objetivo general del proyecto: mejorar el conocimiento de los factores de riesgo para el cáncer de mama pre-menopáusico; y, cuando sea posible, el desarrollo de estrategias para prevenir casos futuros a través de intervenciones dirigidas a los factores de riesgo modificables, como la dieta y los estilos de vida. Este enfoque permitirá desarrollar modelos predictivos para diferentes subtipos de cáncer de mama y difundirá programas de información y educación sobre la conciencia del cáncer de mama y su detección temprana dirigida a las mujeres jóvenes.